Despido por necesidades de la empresa

No se puede poner término al contrato de trabajo sin que se aplique una causa legal que lo justifique. En la serie de publicaciones relativas a esta materia, hoy analizaremos el despido por necesidades de la empresa.

El artículo 161 del Código del Trabajo dispone:

“[…] el empleador podrá poner término al contrato de trabajo invocando como causal las necesidades de la empresa, establecimiento o servicio […]”.

Necesidades de la empresa, establecimiento o servicio

La ley no define qué se entiende por necesidades de empresa, sino que se limita a señalar, a título ejemplar, ciertos contextos en que procede aplicar esta causal de término al contrato de trabajo para separar a uno o más de los trabajadores:

  • Racionalización o modernización de los servicios.
  • Bajas en la productividad.
  • Cambios en las condiciones del mercado o la economía.

En consecuencia, según se puede apreciar, esta causa de término se relaciona con el proceso productivo de la empresa y no con circunstancias relativas a un trabajador en particular.

Los hechos que fundan la causal

El empleador debe justificar las necesidades de la empresa en una circunstancia de hecho concreta, ya sea una de las señaladas en el artículo 161 u otra aplicable a la especie. La situación de hecho debe expresarse con toda claridad pues en caso contrario impide a los trabajadores contar con las herramientas para impugnar el despido.

En este sentido, se ha resuelto por los tribunales que:

“[…] constituye un requisito de validez de la comunicación [del despido] que ésta contenga, con absoluta claridad, cuales son los hechos que habilitan al empleador para hacer uso de esta causal […] en el caso de autos, la misma comunicación hecha a cada uno de los trabajadores despedidos nada dice en relación con los hechos en que se funda la causal, lo que en la práctica impide tener un conocimiento previo de los trabajadores para poder impugnar dichas causales […]”.

(Corte de Apelaciones de La Serena, 29 de octubre de 2009)

Si no se exigiera expresar con claridad los hechos en que funda la causal de necesidades de la empresa, se vulnerarían gravemente los principios del debido proceso y el derecho a defensa de los trabajadores, pues no podrían probar que el despido es injustificado o improcedente.

Prohibición de despido con licencia médica

El inciso tercero del artículo 161 del Código del Trabajo prohíbe expresamente despedir a un trabajador por necesidades de la empresa si éste goza de licencia médica por enfermedad común, accidente del trabajo o enfermedad profesional, otorgada en conformidad a las normas legales vigentes que regulan la materia.

Requisitos para invocar necesidades de la empresa

Lo primero -y obvio- es que efectivamente exista una situación de hecho que se ajuste a las exigencias de esta clase de despido.

  • Si el contrato de trabajo hubiese estado vigente durante un año o más, deberá pagarse al trabajador la indemnización por años de servicio que corresponda.
  • El empleador debe dar un aviso con a lo menos 30 días de anticipación, o en caso contrario pagar una indemnización sustitutiva del aviso previo.

Ahora bien, si el despido por necesidades de la empresa fuese declarado por el juez como injustificado, indebido o improcedente, el artículo 168 del Código del Trabajo dispone un aumento del 30% en las indemnizaciones a que haya lugar.